5 de cada 10 jóvenes asuncenos aún viven con sus padres

Según un estudio realizado desde Nauta sobre una base de 400 personas en Asunción y Gran Asunción, descubrimos que el 5 de cada 10 personas menores de 30 años aún viven con sus padres. Una realidad que puede estar a simple vista para muchos pero vale la pena profundizar y debatir sobre este dato.

Cada vez son más los jóvenes que atrasan el gran paso de independizarse de la casa de sus padres, por distintos motivos: Uno de ellos podría ser la gran inversión que esto implica para la persona, ya que mudarse a un departamento o una casa requiere de muchos costos más allá de pagar solo el alquiler, también se ha visto atrasado el paso de casarse o convivir con sus parejas si lo comparamos con generaciones pasadas.

Para salir de la casas de los padres se requiere contar con ingresos fijos importantes y una estabilidad financiera que no todos los jóvenes consiguen antes de sus 30 años, ya que muchos de ellos y ellas estarán en sus primeros años de su carrera profesional. Por lo que mudarse antes de tiempo podría no ser la decisión más estratégica y acorde a la realidad.

Por otro lado, vivir con los padres permite a una persona poder ahorrar costos importantes, como ya mencionamos, ya sea de alquiler, de compras en el supermercado, más el costo de amoblar y equipar toda una casa, que requiere de una inversión inicial.

Independizarse también implica otros esfuerzos más allá de lo económico, como el tiempo. que deberá dedicarle a la persona para organizar la casa. La persona tiene que ocuparse de muchas otras tareas que posiblemente no hacía en su totalidad en lo de sus padres: limpiar y ordenar, ir al super a hacer las compras, cocinar diariamente, entre muchos otros quehaceres e imprevistos que surgen en el hogar.

Por su parte, independizarse también representa un gran cambio en la vida de los jóvenes, un logro que prácticamente todos quieren como parte de su desarrollo y crecimiento personal como adulto. Esto conlleva a una mayor responsabilidad, una proyección más seria y planificada del futuro en los próximos años, con la posibilidad de vivir en pareja e ir formando una familia un espacio propio que va de la mano de los sueños y metas de cada uno.

Comparando con otros países del mundo o la región vemos que se da un comportamiento muy particular en nuestro país, mientras que las ansias de salir del hogar paterno y la independencia son pasos aspiracionales y muy codiciados, en Paraguay la libertad y el gusto de vivir en casa con su familia entrega a los jóvenes oportunidades que podrían ser aprovechadas por las marcas, ya que como mencionamos la posibilidad de ahorrar o de adquirir bienes de mayor valor es mucho más factible ante este hecho.

Los datos siempre muestran un camino, depende de la óptica y la intención con que se miren para transitarlo y sacarle provecho.

Somos una empresa que se dedica a la investigación de mercados y de personas. / Nauta.com.py